. . .

Que buscamos en un guía para pescar dorados.

Cuando uno planea un viaje al río Paraná ha de saber que va a pescar desde una lancha y que del buen hacer del guía va a depender en gran medida el éxito de su jornada, pero ¿qué es lo que tenemos que buscar en un guía de pesca? Mi experiencia no es mucha y se basa en lo que he visto y necesitado por los ríos Guaporé, Madeira, Jamarí, Canaa y Paraná.

Hablando con los amigos argentinos y otros que frecuentan estos lares, hay mucho interés por buscar un buen guía mosquero por encima de otras cosas, pues existe la creencia que un guía mosquero es mejor guía que otros, pero veamos y, al final del escrito que cada uno saque conclusiones.

Lo primero de todo es el pescador, este debe de tener la técnica correcta para poner una mosca a 20 m con precisión. Debe de tener la capacidad de «castear» muy rápido con pocos falsos lances, la postura está ahí y a veces solo tenemos la opción de presentar 2 veces nuestro streamer. La lancha no siempre deriva a la misma distancia de la orilla y hemos de saber poner nuestra mosca a 5 m o en un solo falso lance mandarla a 25 m, por lo que es fundamental que sepamos adaptarnos.  Debemos aprender a  utilizar lineas hundidas si queremos pescar peces grandes, conocer nuestras líneas, como trabajan es parte del exito de este tipo de viajes, y recuerda que la mayoría de los «paisanos» te dirán que pongas una línea de flote o intermedia.

No esperes milagros, un guía no los hace, si tu no  eres capaz de poner una mosca delante de un pez no esperes que un guía lo haga por ti, así es que el mejor consejo que puedo darte es decirte que «muevas el culo y aprendas a castear»

«Conocer el equipo y saber utilizarlo es cosa nuestra, del pescador»

Sergio «Motaca» guía de Esquina, con un buen dorado capturado en aguas del Delta.

El principal trabajo del guía es llevarnos donde están los peces, buscarlos, estar en contacto con otros guías y pescadores con el fin de tener localizados las diferentes zonas calientes.  Saber si ese día están comiendo a 1 m o a 5m de profundidad, si se encuentran en badinas de arena, en barrancas, delante de palos, etc. Conocer las diferentes posturas y como se ha de comportar el pez una vez clavado.

El amigo Lucas de Oceanic Travel

En mis días de pesca en Rosario pude comprobar como el amigo Lucas Santianguelo realizaba una excelente labor de busqueda de posturas hasta conseguir el pique. El «paisano» tenia controladas varias zonas calientes y era un ir y venir de unas a otras, además no las castigaba una y otra vez, con continuos repasos

En segundo lugar debe de saber transmitir al pescador ese conocimiento del río y de los peces. En la mayoría de las ocasiones el pescador se enfrenta a un medio desconocido para él y necesita que el «paisano» le explique como son las posturas a pescar, donde se ubican los peces, como se van a comportar, etc. Son 4 cosas y no hace falta tener un Máster en pesca de Dorados pero esos 4 detalles ayudan al pescador a lograr su objetivo más fácilmente. Aquí Diego Sánchez me gusto mucho en Esquina

El amigo Diego Sánchez realizando un buen trabajo en Esquina

Lo tercero en importancia es la lancha, La mayoría de los paisanos disponen de una Tracker y pescan con carnada o muñecotes, bien, no todo el mundo puede disponer de una North Carolina con plataformas alfombradas pero no cuesta nada acondicionar un poco la lancha.

  • Es fundamental disponer de 2 plataformas donde se ubiquen los pescadores, a ser posible engomadas  para evitar resbalones y hacer un asado con la planta de los pies.
  • Se deben de eliminar todas las zonas susceptibles de que se enganche la línea, tornillería a medio  poner, restos de placas, etc. Las patas de la plataforma deben de estar fijas y evitar las líneas se metan en ellas, de verdad que da poco gusto «joder» el running de una linea porque se meta en la pata de la plataforma o en cualquier otro hueco.
  • Existen unos «botes» que ayudan a mantener la línea recogida, sin que el aire se la lleve por lo que se evitan los enganches y nos facilita el lanzado y recogida.
  • Un salvavidas, cosa fundamental y asegurarse de que todos saben nadar.
  • Un control remoto para el motor eléctrico pues hace aire, la lancha igual deriva de un lado que de otro y no os podéis imaginar lo que «toca los huevos» tener al guía en la proa de la lancha. Además es ya una cuestión de seguridad personal.

La etiqueta, el «Guía» debe de ser un profesional, se ha de comportar de manera exquisita, con educación,  debe de facilitar todas las comodidades posibles al pescador, que para eso paga por sus servicios. Es habitual sacarse la «chorra» y mear desde la lancha pero deben de pensar que puede estar mal visto por algunos. Otros te dicen que tu tienes que encargarte de la comida y llevarles la merienda (No me jodas, que para eso te pago) otros te vienen con la lancha sucia y descuidada, etc. Pero para mi, lo más importante es el ser honesto y formal, me resulta gracioso ver multitud de fotografías por internet que te intentan vender una salida de pesca indicando que son mosqueros y les ves coger la caña como el coge una «Chorra», en fin.

El amigo Lucas con el pez más pequeño de todo el Paraná

En definitiva lo que buscamos en un guía es una persona educada, profesional, que nos lleve donde están los peces y que nos facilite la pesca en todo momento.

Puedes ver el PROGRAMA del próximo viaje que realizaremos a Esquina en Octubre, no te lo pierdas.

Please follow and like us:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp icon
RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram