. . .

CAPTURA Y SUELTA ¡Porque el futuro está en ello!

 

La mayoría de las veces, a los pescadores nos gusta alimentar el ego y darnos palmaditas en el pecho por el mero hecho de soltar los peces. Otras, el conseguir una buena fotografía de un hermoso pez que enseñarle a los amigos para que quede constancia de los buenos que somos. Las menos, pasar de todo esto y disfrutar de la pesca haciendo el menor daño posible al pez.

Sea como fuere y lo que hagamos, quiero compartir con vosotros una serie de puntos que, a buen seguro, harán que nuestros peces estén un poquito mejor.

Ejemplar de trucha capturado por V.G. en el río Cabriel

 

 

Tips para manejar correctamente a un pez.

  • Utiliza anzuelos sin muerte o con el arponcillo aplastado.
  • Pesca con el hilo más grueso que puedas.
  • No alargues la lucha con el pez innecesariamente.
  • Utiliza siempre la sacadera, pero recuerda que esta no es una canasta, se delicado.
  • No utilices la red de la sacadera para sujetar al pez, aunque esté húmeda y sea sin nudos. Hacer esto aumenta el roce con ella y podemos dañar la mucosa del pez.
  • Usa unos forces para extraer el anzuelo de la boca del pez.
  • manipula el pez, SIEMPRE, con las manos mojadas y nunca toques agallas ni ojos.
  • No presiones con fuerza el pez, en especial la zona pectoral, pues es donde están localizados los órganos vitales.
  • La mejor manera de sostener un pez grande es sujetarlo con una mano por la cola, y con la otra mano por la zona entre el estómago y el pecho (Vigilando no tocar las branquias), manteniendo la aleta pectoral entre los dedos para evitar que se mueva.

Cómo hacer fotos correctamente

  • Si vas solo, no saques el pez de la sacadera ni del agua hasta que tengas la cámara preparada.
  • No coloques nunca el pez sobre la arena, piedras, etc.
  • No introduzcas los dedos en la agallas,
  • Recuerda los graves problemas de la exposición al aire, más del 90% de los peces que no son sacados del agua sobreviven.
  • No aprietes el pez puedes dañar sus órganos vitales.

Cómo devolver el pez a su medio

  • Elige una zona de corriente suave y agua lo más limpia posible.
  • Coloca al pez recto, sujetandolo sin apretar por el pedunculo caudal y la zona pectoral, mirando aguas arriba para que el agua fluya de la boca hacia las branquias, mantenlo en esa posición hasta que estire las aletas, dé un coletazo y marche.
  • Si las aguas son calmas, puedes ayudar con suaves movimientos adelante y atrás, siempre suaves, en especial el trasero. A los pocos segundo el pez empezará a mover los opérculos, estirará las aletas y marchará.
Ejemplar de trucha liberado por V.G. en el río de las hadas.
Please follow and like us:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp icon
RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: